?>

Una semilla para el reino: sueños que dios ha convertido en hermosa realidad (II parte)

Luego de ser entregada la primera parte de este trabajo . Proseguimos con la segunda entrega de este trabajo especial realizado en la Fundación una Semilla para el Reino. Con el objetivo de conocer las opiniones de las pioneras de esta sueño, la comunidad y las madres. 

Cabe destacar que gracias a esta labor han recobrado el amor hacia el regalo más preciado de Dios, los hijos.

Lilia Valdez dueña de la casa. De esta manera es quien ha permitido que este sueño que comenzó hace 9 años se realice.

“Realmente pensábamos que esto no iba a ser tan grande así, pero si dios ha permitido que sea así entonces gloria a Él. sirve uno a las personas que necesitan y se siente gozoso”.

Por otra parte su hija Caridad Herrera es una de las protagonistas principales.

“Esto comenzó con una tabla y cuatro bloques, y la pastora Jhoana Guerrero, dándole clases a 80 niños (…). Yo salía con un carrito de verduras a la calle a pedir para darles a los niños. Pero un día papa Dios me dijo: que tienes? Le dije ¡Una casa!, y vino una vaguada a Paraguaná, tan fuerte que las casas se caían y comenzaron a llegar los niños aquí”.

Al ser consultada sobre cómo le hacen para alimentar estos más de 50 niños, respondió muy convencida que sin lugar a dudas es Dios su proveedor, por otro lado se visualiza en el futuro como un personaje bíblico llamado Caleb, con 80 años y abriendo más casas de abrigo para los niños en condición de riesgo.

Robinso Gómez/ Son muchos los que se han ido sumando a esta loable labor. Por su parte Dexie Hidalgo, quien es encargada de prepararles los alimentos, de llevarlos a la escuela y buscarlos, además, es una de las beneficiadas de esta gran obra, admite haber conseguido allí el abrigo y el amor que en la calle no consiguió “cuido estos niños como si fueran mis hijos” puntualizó.

Algunos testimonio de la excepcional labor de la Fundación Una Semilla para el Reino

Otra de las madres agradecidas es Johenny Castillo. Una madre de 6 niños que asisten a esta fundación, quien informó “aquí le dan mucha ayuda  a los niños y también a mi como madre, hoy mis hijo han cambiado mucho gracias a Dios, saben orar, son agradecidos, educados, en general su carácter (…) Dios me envió aquí para mostrarme su amor porque las personas que estamos aquí somos bendecidas”.

Yusmeli Rojas, manifestó estar muy contenta por este proyecto que se lleva adelante en dicho sector, a la vez que agradeció a Dios por esta bendición.

Deja un comentario

?>