Orlando Yajure, por siempre en la alegría de las luchas

Orlando Yajure  como parte de una vanguardia política, junto a Jorge Rodríguez elevó la claridad de su pensamiento al saber interpretar el momento y denunciar las verdaderas intenciones de la hegemonía capitalista respecto a la nacionalización petrolera.

Entre juventudes eternas e insurgentes, en el albor de las luchas incipientes contra del Pacto de Punto Fijo, estuvo la llama viva de Orlando Yajure, quien fue parte de aquellos jóvenes clandestinos que con fervor revolucionario abrieron delante de sí una senda de luchas que recorrieron con valentía por siempre.

Orlando «Cabezón» Yajure, como le dicen sus camaradas, nació el 10 de diciembre de 1946, uno de los seis hijos de Carmen Rosal y Giselo Yajure, comenzó su lucha junto a la juventud traicionada que fundó el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, en 1960.

En esta década de agitada e incesante confrontación política y armada, de persecuciones y «enconchamientos», de la amenaza que fueron los dirigentes de la mal llamada democracia representativa que tapizaron con cadáveres un camino de sueños aliándose al imperialismo e intervencionismo, el «Cabezón Yajure» llevó adelante las convicciones de una izquierda revolucionaria en contra de sus propias contradicciones.

Al margen de cualquier extremo, sea reformista o foquista, los jóvenes miristas llegaron al fin de la década buscando un camino que se hace oportuno en el proceso de renovación académica de 1969 en la Universidad Central de Venezuela, Yajure juega un papel importante en la vanguardia estudiantil que responde a los planes del gobierno de Rafael Caldera, en medio del allanamiento, las desapariciones, muertes de compañeros y la organización popular en los barrios de Catia.

De los frecuentes encuentros en las escuelas de Sociología y Antropología de la UCV, surge como impulsor del movimiento estudiantil universitario y de educación media, haciéndose fundador del Movimiento Estudiantil de Unidad con el Pueblo (MEUP).

En 1970 a raíz de la crisis del MIR, crea junto con Jorge Rodríguez padre la Organización de Revolucionarios (OR), que en tres años será la semilla de la que brotará la Liga Socialista, en 1973.

Reunirá la Liga Socialista a varios jóvenes revolucionarios, entre ellos David Nieves, Carmelo Laborit, Fernando Soto Rojas, Julio Escalona y otros cuadros que tendrán una importante incidencia en el movimiento estudiantil y político de la década.

Prevista la tendencia bipartidista que dominaría en los lustros del puntofijismo -evidenciada en la victoria electoral adeca de 1973- fue promotor de los comités promotores del voto nulo.

Sociólogo, lector voraz de Karl Marx, Federico Engels y Vladimir Lenin, dio sustento teórico a sus convicciones con materias como economía, filosofía, sin soslayar el placer de la poesía, lo aleccionador de leer al Libertador Simón Bolívar, a su maestro Simón Rodríguez y el criterio estético del peruano José Carlos Mariátegui.

Como parte de una vanguardia política, junto a Jorge Rodríguez elevó la claridad de su pensamiento al saber interpretar el momento y denunciar las verdaderas intenciones de la hegemonía capitalista respecto a la nacionalización petrolera, impulsando luchas obreras en zonas petroleras del Zulia, así como en las industrias de Guayana y las textileras de Maracay.

Orlando Yajure deja este mundo físico este martes 20 de agosto, sin embargo, su fuerza ejemplar seguirá llameante como padre, hermano, profesor y compañero forjado en las luchas. Así lo expresa en una entrañable carta su camarada Ángel Salazar al decir que con paciencia e inteligencia Yajure daba una respuesta coherente para enfrentar las dificultades.

«Los revolucionarios nunca mueren, siguen batallando sin descanso de generación en generación, los revolucionarios son el viento fresco que sopla y atormenta a las oligarquías (…) quedan sembrados para siempre en la memoria de los pueblos peleando, luchando y lo más importante siempre aparecen en una reunión, en un debate, en una anécdota, en fin, en la alegría de nuestras luchas».

 >>AVN
 >>FOTO:CORTESÍA

LEA TAMBIÉN: