ESPECIAL | Natalicio de Hugo Chávez: Una vida por la Patria venezolana

Siempre hemos venido dándole, imprimiéndole, entendiendo este proceso como un proyecto histórico, necesariamente de largo aliento, de largos horizontes, de muchos caminos, como diría el gran Rómulo Gallegos (…) No tiene que ver única y exclusivamente con este ser humano que aquí está, yo sólo soy un soldado, una vida y una circunstancia que aquí me trajeron. No, no es porque ganó Chávez las elecciones que habrá Patria, es porque una buena mayoría, clara mayoría de venezolanas y venezolanos, votaron por la Patria, votaron por el futuro”.

De esta manera, el comandante Hugo Chávez Frías resumió el propósito de la Revolución Bolivariana que inició a finales del siglo XX, durante el acto de proclamación como Presidente reelecto de la República Bolivariana de Venezuela para el período 2013-2019, en las instalaciones del Consejo Nacional Electoral (CNE) el 10 de octubre de 2012, luego de ganar por aplastante mayoría las elecciones presidenciales realizadas tres días antes.

En esta nueva presidencia, el Líder de la Revolución Bolivariana adelantó que Venezuela cerraba un ciclo y abría uno nuevo, pero siempre en la continuación del proyecto bolivariano histórico, fundamentado en el Libertador Bolívar; en su visión estratégica, política, geopolítica, humanista.

Reafirmó una y otra vez que este conjunto de ideas revolucionarias debía acelerar las respuestas eficientes y solución a miles de problemas que se arrastraban desde décadas anteriores por el neoliberalismo salvaje que operaba abiertamente en el país. Durante todos esos largos años no existían ni guerra económica ni bloqueo criminal auspiciado por el hegemón imperial de Estados Unidos (EE.UU.) que entonces proclamaba ser “aliado” de los gobiernos de turno en Venezuela.

“Estamos obligados a ser más eficientes, precisamente para continuar, cada día con mayor contundencia, enfrentando y derrotando el gran desafío y la carga del tiempo histórico. Porque Venezuela no puede volver más nunca al neoliberalismo. No, este rumbo que llevamos es el rumbo de la salvación de nuestro pueblo, de la salvación de nuestra Patria, la construcción del Socialismo Bolivariano del siglo XXI en el marco de los mandatos de la Constitución de 1999”, describió Chávez sobre las tareas constitucionales pendientes con vista al futuro.

Una vida en síntesis

Las palabras del entonces Presidente reelecto por cuarta ocasión (o quinta, si se cuenta la victoria inédita e histórica del Referendo de 2004), consolidaba la visión política de un humilde venezolano que nació en Sabaneta de Barinas el 28 de julio de 1954, y que a lo largo de su vida y hasta el mismo momento de su partida física el 05 de marzo de 2013trabajó por hacer de Venezuela un Estado de Derecho y Justicia Social donde el ser humano es el centro de todo.

Chávez realizó sus estudios primarios y secundarios en Sabaneta, y los universitarios en la Academia Militar de Venezuela, donde obtuvo el grado de subteniente en 1975. Se licenció también en Ciencias y Artes Militares, rama Ingeniería, mención Terrestre.

Ocupó diversos cargos en la Fuerza Armada de Venezuela, el último de los cuales sería el de Comandante del Batallón de Paracaidistas coronel Antonio Nicolás Briceño (1991-1992).

En diciembre de 1982 creó, con otros dos capitanes del Ejército de Tierra, el Movimiento Bolivariano Revolucionario-200 (MBR200), de orientación nacionalista y de izquierda, basado precisamente en las ideas del maestro Simón Rodríguez, del Libertador Simón Bolívar y del general Ezequiel Zamora.

El 4 de febrero de 1992, el joven líder comanda una rebelión militar sin precedentes: varios batallones de la juventud castrense se alzan contra Carlos Andrés Pérez, el mandatario adeco que tres años antes ordenó la masacre del Caracazo, para acallar la inédita explosión social de 1989, silenciada a sangre y fuego en la peor violación de Derechos Humanos de la historia nacional

Pese a tener la aprobación de la población, la rebelión fracasó y Chávez junto a otros jóvenes oficiales fueron detenidos y condenados a dos años de prisión en la cárcel de Yare (1992-1994).

Pero el mensaje de la “rendición”, el Por Ahora, breve, impactante y donde asumía toda responsabilidad del Movimiento Bolivariano, partió la historia nacional como un terremoto sociopolítico para abrir esperanzas al pueblo. 

En mayo de 1993, el Parlamento destituyó a Carlos Andrés Pérez, acusado de malversación de fondos públicos. Cumpliendo su promesa electoral y ante la exigencia popular, en 1994 el nuevo presidente de la República, Rafael Caldera, acordó el sobreseimiento del proceso abierto contra Chávez.

Tras ser liberado, el Comandante Revolucionario abandonó el ejército y entró de lleno en la lucha política; fundó el Movimiento V República (MVR) y comenzó a recorrer el país.

En medio de una inédita efervescencia popular ganó las elecciones de 1998, elegido con el 56,2% de los votos, imponiéndose al candidato de última hora de los partidos tradicionales de la derecha (Copei y Acción Democrática), que habían desechado sus propias candidaturas y violado la ley electoral al cambiar las reglas de juego.

Con su triunfo, Chávez asumió las deudas sociales acumuladas y el legado de la Cuarta República: 80 % de la población se hallaba en la miseria o en la marginalidad.

El Líder Revolucionario inició el primer Gobierno Bolivariano y la refundación de la República. El nuevo Presidente impulsó la elección de una Asamblea Constituyente encargada de redactar un nuevo texto constitucional, que más tarde sería aprobado en inédito referéndum.

Tras aprobarse en 1999 la nueva Constitución, en julio de 2000 Chávez fue reelegido Presidente de la República Bolivariana de Venezuela para el período 2000-2006 con amplia diferencia sobre sus adversarios.

Dos años más tarde, el 11 de abril de 2002, la derecha provocó el primer golpe de Estado mediático-empresarial con Pedro Carmona Estanga, presidente de la patronal Fedecámaras, quien usurpó el poder, cerró a Venezola de Televisión (VTV) y persiguió a periodistas alternativos y al pueblo; destituyó a gobernadores y alcaldes y eliminó de un plumazo la Constitución Bolivariana, votada por los venezolanos, para retomar ilegalmente la derogada Carta Magna de 1961, aprobada por el viejo Congreso del siglo pasado.

Secuestrado por dos días en la Isla de la Orchila, el presidente Hugo Chávez fue rescatado por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y el pueblo mayoritario, en la ejemplar unidad cívico-militar que expulsó de Miraflores a los dictadores y militares traidores, para restituir la democracia plena en Venezuela.

La oposición de derecha organizó nuevas e ilegales protestas, una “huelga general” y un sabotaje petrolero convocado por la patronal y la extinta Central adeca de Trabajadores (CTV), que atentó y provocó daños milmillonarios a la economía nacional entre diciembre de 2002 y febrero de 2003.

En agosto de 2004 hizo frente a un referendo revocatorio de su mandato presidencial, figura que antes no existía constitucionalmente y que fue su iniciativa para incluirla en la Constitución Bolivariana.

En vez de ser revocado su mandato, salió ampliamente fortalecido al conseguir 59 % de los votos favorables de los venezolanos y que lo consolidó como el único mandatario nacional que fue ratificado en esta innovadora consulta pública, secreta y universal.

finales de 2006, en un clima de total normalidad y con una participación del 70 % del electorado, los venezolanos volvieron a reelegir a Chávez, quien se convirtió en presidente por tercera vez para el período 2007-2013 al obtener 63 % de los votos.

Durante su tercera gestión avanzó en la propuesta de profundizar en el denominado Socialismo del Siglo XXI, para lo cual, entre otras decisiones, amplió el proceso de nacionalización de numerosas empresas de servicios que habían sido privatizados en los anteriores 40 años.

El 7 de octubre de 2012, las urnas confirmaron una vez más a Hugo Chávez como Presidente constitucional, con el 55,25 % de los sufragios emitidos, frente al 44,13 % del candidato de la derecha.

La clave de la que sería la última reelección de Chávez (para el mandato 2013-2019) radicó en los logros sociales de su gobierno, plasmados en la drástica reducción del analfabetismo, el incremento de estudiantes universitarios de extracción social popular, la ampliación de la cobertura sanitaria pública y la creación de mercados populares con artículos de primera necesidad a precios subvencionados por el Estado, entre muchas otras inéditas victorias que se convirtieron en cotidianidad a diferencia del siglo pasado.

Tras el triunfo electoral, Chávez designó como vicepresidente de la República a Nicolás Maduro Moros, quien venía desempeñando el cargo de Ministro de Relaciones Exteriores, cartera en la que también fue ratificado.

La decisión del mandatario se interpretó como la voluntad de depositar en Maduro la herencia de su liderazgo, teniendo en cuenta que su salud se había deteriorado mucho desde que le fue diagnosticado cáncer en junio de 2011.

El Socialismo venezolano y cristiano para el pueblo

El propio Chávez insistía en la necesidad de hacer del Estado venezolano la herramienta para construir la máxima felicidad del pueblo venezolano, negada por más de 3 siglos de capitalismo.

El 7 de diciembre de 2008, el Comandante ya había explicado los 3 períodos históricos del proceso revolucionario: El primero, el Constituyente de 1989 a 1999; el segundo, 1999-2009 pagando la enorme deuda social acumulada, y el tercero preparando la tercera década de la Revolución Bolivariana, en el contexto de la dimensión histórica por la transición exitosa hacia el socialismo, con los ejes estratégicos establecidos en el Proyecto Nacional Simón Bolívar como Ley de la República, fue el primer Plan Socialista de la Nación que enmarcó el Proyecto Nacional de Desarrollo 2007-2013, elaborado por el Gobierno Nacional y aprobado en la Asamblea Nacional.

Los ejes estratégicos los describió básicamente en lo político y social: la democracia revolucionaria, la democracia socialista, el Poder Popular, el surgimiento de las comunas.

  • “El pueblo votó por un proyecto, por un proyecto que ahí está elaborado y desarrollándose, el socialismo; la gran mayoría de los venezolanos ha votado una y dos y tres veces por el socialismo, los que votaron el 2006 para reelegirme Presidente de la República votaron por el proyecto socialista, si yo me apartara de ese proyecto estaría traicionando a los que por mí votaron, estaría traicionando la esperanza de ese pueblo, de la gran mayoría del pueblo venezolano, yo les invito a clausurar para siempre la traición, pido a Dios que no salga de nuestras filas ni un solo traidor más”, dijo Chávez, entonces.

El 28 de julio de 2009, en ocasión de su cumpleaños número 55, ratificó que era “un soldado que solo podía aspirar vivir y morir formando parte del ejército de los humildes, esa es mi más grande inspiración y ayudar a que nuestro país, bueno cada día, sea lo que hemos soñado desde hace siglos y ahora con más precisión. El objetivo: la independencia, el camino: la Revolución socialista”.

El 28 de julio de 2011, a sus 57 años, agradeció a los venezolanos por las felicitaciones, el canto y las celebraciones por su cumpleaños. Afirmó que este día “no es mío, es de todos, este 28 de julio”.

Y el 10 de octubre de 2012, durante el acto del CNE en su proclamación como Presidente reelecto, Chávez recordó la frase de una carta del Apóstol San Pablo, para reafirmar su compromiso y propósitos de su vida:

  • “Yo hoy la digo de nuevo con mucha humildad, mucha, mucha humildad, porque yo lo que soy es un soldado, un soldado, eso es lo que yo en verdad soy, y todo lo demás es producto de una circunstancia, repito, pero la frase hoy la repito desde lo más profundo de mi alma, de hombre campesino y de soldado de este pueblo, se lo digo al pueblo venezolano y sobre todo a los pobres, es para todos, pero sobre todo a los pobres porque dijo Cristo mi señor, bienaventurados los pobres porque de ellos será el reino, los que más han sufrido, los que más sufren, las familias que más sufren”.
  • El pueblo venezolano más humilde, pero claro que es para todos, pero sobre todo para ellos y para ellas, me consumiré gustosamente al servicio del pueblo sufriente para tener patria, ¡Viva la Patria!”, destacó proféticamente. / VTV

LEA TAMBIÉN: