El COVID-19 es la caja chica y bandera de campaña de Juan Guaidó

La llegada de los primeros casos de COVID-19 a Venezuela obligó a Juan Guaidó a cambiar su estrategia política. Las sesiones con sus colegas parlamentarios cambiaron de lugar: de las plazas de Caracas a Zoom Video, una plataforma para videollamadas y reuniones virtuales

Desde el mes de septiembre, más de 62.000 trabajadores de la salud han recibido 100 dólares mensuales, que serán entregados por tres meses.

Los casi 19 millones de dólares para ese programa salieron de los fondos de la República, con una licencia de la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) de Estados Unidos, más 4.500.000 dólares en apoyo a la salud, que la administración de Guaidó no ha detallado de qué manera van a invertirlos.

La OFAC también habilitó 1.182.430 dólares para cancelar los salarios por cuatro años a los diputados a la Asamblea Nacional que apoyan a Juan Guaidó, y que en el mes de agosto dejaron de hacer sesiones ordinarias sin ningún motivo revelado de manera pública. Cada parlamentario principal recibió 200 dólares mensuales.

Mientras los trabajadores de la salud recibirán 300 dólares en total por su labor para combatir el coronavirus en pacientes, los legisladores recibieron 9.600 dólares.

A pesar de haber reconocido en varias oportunidades, de manera verbal, a los Hérores de la salud, Juan Guaidó insiste en que las protestas son una herramienta para sacar a Nicolás Maduro de la presidencia, aunque el distanciamiento físico es una de las principales recomendaciones para evitar los contagios de la enfermedad.

“Maduro está derrotado política, social e internacionalmente; ahora tenemos que vencerlo en la calle, en el día a día”, dijo el 10 de septiembre en un acto en la Federación Médica Venezolana.

En esa misma actividad, donde estuvo acompañado con dos coronas fúnebres y las imágenes de 130 trabajadores de la salud que han muerto durante la pandemia en el país, no ofreció ni siquiera los 300 dólares a cada una de esas familias.

Guaidó ha utilizado la COVID-19 como parte de su campaña para extender, mediante una consulta popular, su período en la Asamblea Nacional, que vence el 5 de enero de 2021 cuando debe ser juramentada la nueva directiva, para el primer año del período 2021-2026.

Fuente: Contexto Diario

LEA TAMBIÉN: