Dólares en monedas ya circulan en algunos comercios

“Salir a hacer compras se ha convertido en una situación frustrante porque si tienes un billete de 20, 10 o 5 dólares, probablemente haya que gastarlo todo ya que no hay cambio”, se quejó Luis Aldana, habitante de la parroquia Sucre, en Caracas, mientras hacía cola para pagar alimentos en un supermercado

Quizás este sentir quede rezagado en el pensamiento colectivo con el pasar de los días, pues, durante un recorrido hecho por el equipo de Últimas Noticias, se comprobó que los dólares en monedas han comenzado a circular como cambio en los comercios caraqueños.

En la búsqueda de monedas para agilizar el comercio al detal es una constante en los locales la oferta de productos con montos expresados en centavos en los anaqueles. Por ejemplo, una harina de maíz en 1,15 centavos de dólar; un cartón de huevos en 3,10 dólares o una mortadela en 2,75 dólares.

Esas opciones son la señal de que las fracciones de dólar están en caja y pueden representar el alivio para personas como Luis, que no pueden gastar la totalidad de su presupuesto.

Los centavos de dólar

La ruta periodística llegó hasta lugares como detrás del Mercado Municipal de Quinta Crespo, donde se encuentran negocios muy frecuentados como BullKing, donde venden charcutería, productos cárnicos y otros rubros.

Aunque los empleados del lugar respetan la orden de no dar información sin ser consultada por sus jefes, un cliente del lugar explicó que tenía monedas de 25, 10 y 5 centavos de dólar guardadas desde hace años y en diciembre de 2020 intentó pagar en ese local y para su sorpresa fueron recibidas.

“Realmente es bueno porque puedo pagar solo lo que quiero comprar sin tener que dejar todo en otras compras innecesarias. Sin embargo, me sigue preocupando la falta de efectivo en bolívares que es nuestra verdadera moneda”, reflexionó la fuente consultada.

Acto seguido, el camino situó al equipo reporteril en Páramos, otro gran negocio de venta de rubros al mayor y detal de Quinta Crespo. Allí, el trato fue directo con el encargado del lugar, Manuel Lugo, quien recordó que las monedas comenzaron a aparecer cuando los compradores las usaron para pagar sus compras a mediados de 2020 y se convirtió en una opción viable para dar el cambio a los clientes.

En ese lugar dos avisos resaltan en cada una de las cajas visibles: “Se le informa a nuestra distinguida clientela que se estarán recibiendo las monedas de euros a cambio de dólares. Ejemplo: (euros =$)”.

El otro, indica: “realiza tus compras con monedas de euro. Aceptamos los siguientes valores: 2, 1 y 0.50 euros . También, compras con monedas de dólar americano. Aceptamos los siguientes valores: 25, 10 y 5 centavos de $”.

En el centro de la ciudad también existen varios sitios para encuentros sociales o disfrutar de un café que agregan fracciones de dólar. “En Páramo Café puedes consumir lo que quieres y si tienen, te dan tu vuelto con monedas”, indicó un empleado, quien prefirió no identificarse.

Siguiendo el camino del casco central caraqueño, en la avenida Este de la parroquia La Candelaria está el Edificio Doral Caracas, donde los amantes del pan pueden comprarlo y pagar con monedas de fracciones de dólar o recibirlas como cambio pues se ha hecho frecuente que los clientes paguen de esa forma. Más adentro de ese edificio en un reconocido bodegón, en donde expenden mayormente productos importados, también aceptan el pago y ofertan sus productos en montos que adicionan fragmentos de dólar.

“Primera vez que recibo dólares en monedas, me dieron 75 centavos de dólares en tres monedas de 25”, afirmó un cliente del restaurante El Leñador de La Candelaria, en donde si hay monedas dan el cambio.

Al este de la ciudad capital también hay comercios que dan y reciben divisas en monedas como el bodegón Prado’s Gourmet Market, situado en el Centro Comercial Galerías Prados del Este, en el municipio Baruta.

A la luz de las evidencias las transacciones con monedas de 1, 5, 10 y 25 centavos de dólar así como los euros ya circulan entre clientes y comercios lo que supone para el ciudadano la opción de decidir cuánto gastar de sus divisas sin recurrir al “vamos a redondear la cifra”. / ÚN

LEA TAMBIÉN: