¿Cuánto cuesta celebrar a Santa Bárbara en su día?

Bárbara de Nicomedia, conocida como Santa Bárbara (s.III – s. IV) fue una mártir cristiana, reconocida como santa por la Iglesia Católica. Entre tabacos, licores, flores, frutas y otros requerimientos los creyentes podrían invertir grandes sumas de dinero en esta celebración

Cada 4 de diciembre se celebra el día de Santa Bárbara. Los fieles creyentes acostumbran a realizar una fiesta, tal y como si se tratara del cumpleaños de un familiar. Sin embargo, en Venezuela este año hasta 100$ podría invertirse en dicha celebración.

Más de 100$ podría costar una celebración a Santa Bárbara en su día

Los tradicionales tabacos utilizados por los religiosos están desde 5 hasta 20 dólares la caja que contiene 50 tabacos.

Por su parte, los velones tienen un valor desde 3$ la unidad. Por su parte los paquetes de velas cuestan entre 2$ y 10$ según el tamaño o la marca.

La ofrenda floral y frutal para Santa Bárbara está en 10$ aproximadamente, comprando gran variedad de frutas y al menos dos ramos de flores.

De igual manera, la torta tradicional de una celebración puede costar alrededor de los 20$.

La decoración de globos para altares asciende los 5$, según la cantidad de globos y el tipo de estos.

Además en esta fiesta los creyentes también acostumbran a comprar diferentes licores. Un vino puede costar mínimo 5$, mientras que otro tipo de licores asciende los 10$.

¿Quién fue Bárbara de Nicomedia, o simplemente Santa Bárbara?

Nació en Nicomedia, cerca del mar de Mármara, a principios del siglo III.​ Era hija de un sátrapa de nombre Dióscoro,​ quien la encerró en un castillo para evitar que se casara tan joven y para evitar el proselitismo cristiano. Durante su encarcelamiento tenía maestros que le enseñaban poesía y filosofía, entre otros temas. Por esto mismo, y porque su padre estaba ausente, Bárbara se convirtió al cristianismo y mandó un mensaje a Orígenes, considerado un erudito de la Iglesia cristiana, para que fuera a educarla en esta fe. Después de ser bautizada, mandó construir una tercera ventana en su habitación, simbolizando así la Santísima Trinidad. Cuando su padre fue a verla, se declaró cristiana y se opuso al matrimonio que éste le proponía, diciendo que elegía a Cristo como su esposo. Entonces su padre se enfadó y quiso matarla en honor a sus dioses paganos. Por eso, Bárbara huyó y se refugió en una peña, milagrosamente abierta para ella, pero pese al milagro, fue capturada.

Su martirio fue el mismo que el de san Vicente: fue atada a un potro, flagelada, desgarrada con rastrillos de hierro, colocada en un lecho de trozos cortantes de cerámica y quemada con hierros candentes. Finalmente, el mismo rey Dióscoro la envió al tribunal, donde el juez dictó la pena capital por decapitación. Su mismo padre fue quien la decapitó en la cima de una montaña, tras lo cual un rayo lo alcanzó, dándole muerte también.

El padre carmelita Claudio de San José narra, en un manuscrito de la Orden Carmelita, que el sepulcro de santa Bárbara fue venerado por fieles que reportaban curaciones milagrosas. Su fama era muy reconocida en el siglo VIII y algunos empezaron a llevarse las reliquias hasta que fueron trasladadas a Constantinopla y después a Venecia.3​

Su culto fue confirmado por san Pío V en 1568 y se convirtió en uno de los catorce santos auxiliadores del Santoral.3​Hay quienes dicen que en realidad sí se casó con un mártir. Esta creencia tiene mucho peso, y por ser seguro que nació el 4 de diciembre, su festividad se celebra en esa fecha. Por relacionarse con las explosiones, es la patrona de los mineros. Se usa su nombre de santa, «santabárbara» para denominar los polvorines y almacenes de explosivos, particularmente en las naves.6​ Se la considera protectora contra los daños del temporal, los rayos y las centellas; de ello se deriva el modismo «acordarse de Santa Bárbara cuando truena» que se usa en diversas ocasiones, tanto para aludir a quienes solo piensan en la solución de un problema cuando este se hace muy evidente, como para referirse a las personas que solo piensan en los demás cuando necesitan su ayuda. Según el diccionario de la Real Academia, el modismo «quemar» o «volar la santabárbara» significa «tomar una decisión extrema sin reparar en los daños que puedan causar los medios empleados». / Con información de NAD y Asimplevista

LEA TAMBIÉN: