CLAVES | El proceso judicial que se convirtió en un búmeran para Uribe

La política colombiana fue sacudida por el fallo unánime de la Sala de Instrucción de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) de este país, que ordenó la privación de libertad domiciliaria para el expresidente Álvaro Uribe Vélez el pasado 4 de agosto

Con esta decisión, Uribe se convierte en el primer expresidente que es objeto de una medida de este tipo por parte del máximo tribunal, constituyendo un hecho inédito en la historia política de la nación neogranadina.

Los protagonistas

Álvaro Uribe: Fue presidente de Colombia durante dos periodos, fundándose a su alradedor una corriente política denominada el «uribismo». Actualmente se desempeña como senador y líder del partido Centro Democrático, que triunfó en las elecciones presidenciales teniendo como candidato a Iván Duque.

Iván Cepeda Castro: Senador colombiano, miembro del partido Polo Democrático Alternativo, ha sido activo militante en la defensa de los Derechos Humanos y, constante denunciante del paramilitarismo y sus supuestos vínculos con el uribismo a través de denuncias en instancias judiciales y publicaciones extensas de sus investigaciones.

¿Cómo surge esta querella?

En 2008 el senador Cepeda publica un libro bajo el título «El Ubérrimo», donde plantea que la finca bajo este nombre, ubicada en el departamento de Córdoba, y cuya propiedad es de la familia Uribe, se encuentra en un área en la que se dio el ascenso del paramilitarismo y la parapolítica, presentado pruebas y testimonios donde se vinculaba al expresidente de ser parte de esta trama.

En febrero de 2012, el senador Cepeda realizó un debate en el congreso colombiano donde acusó al expresidente colombiano de promover el paramilitarismo con la creación del Bloque Metro de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), con la ayuda de su hermano Santiago Uribe.

Tras esta acusación el exmandatario neogranadino, acude a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para denunciar a Iván Cepeda por la supuesta manipulación de testigos y creación de falsos testimonios en su contra, para lo cual aseguró ofrecía beneficios jurídicos y económicos a los testigos que presentaba en su libro.

¿Por qué termina investigado Uribe?

Tras seis años de silencio, en febrero de 2018, la CSJ desetima la acusación de Uribe contra Cepeda señalando que no existen evidencias que demuestren que el senador lideraba una red de falsos testigos, ni que existiera abuso de sus funciones.

En el mes de julio de ese mismo año, tras la presentación de pruebas, la Corte decide iniciar una investigación contra el ahora senador Uribe por intentar manipular a testigos para favorecer su acusación contra Cepeda. Entre los testigos que el expresidente colombiano habría intentado manipular se encuentra el paramilitar Juan Guillermo Monsalve, quien ha sido pieza clave en la acusación contra Uribe y su participación en el paramilitarismo.

Tras este giro, se inició la investigación contra el expresidente colombiano, dando como resultado, por votación unánime de la Sala de Instrucción de la CSJ, la medida preventiva de arresto domiciliario contra Uribe.

Por esta causa, también se encuentra bajo la acusación de la fiscalía por el delito de “soborno a favor propio o de un tercero”, el abogado Diego Cadena, quien funjió como representante legal de Álvaro Uribe en la acusación que realizó en 2012 contra Cepeda.

¿Qué viene ahora?

La primera acción emprendida por Jamie Granado, actual defensor de Uribe, fue la solicitud de levantar la reserva sumarial sobre este caso, con lo cual buscan evitar que el caso se ventile ante la opinión pública, alegando que durante la orden de arresto domiciliario, se revelaron detalles del expediente.

En torno a la investigación, la defensa del exmandatario puede introducir un recurso de reposición, para solicitar un revisión de la medida dictada, acción que no impide la continuidad del proceso.

Desde el momento de su detención la Sala de Instrucción del CSJ, tendrá 120 días para calificar el sumario, el cual puede desestimar y dar por concluida la investigación o para considerar que existen suficientes elementos para dar inicio al juicio. En esta etapa, la Sala deberá escuchar los alegatos de ambas partes antes de determinar su veredicto sobre el sumario.

Posteriormente, de determinarse que si hay elementos para el enjuiciamiento, se procede a señalar el fallo de llamado a juicio, por lo que el caso pasa de la Sala de Instrucción a la de Juzgamiento, donde nuevos magistrados analizarán las evidencias y escucharán los alegatos de las partes para formular un veredicto, el cuál podrá ser apelado ante la Sala Penal, por cualquiera de los involucrados que consideren injusta la decisión.

De extenderse por más de un año este proceso, el expresidente podría quedar en libertad, debido a que la legislación colombiana, señala que la detención sin sentencia no puede prolongarse por más de 12 meses.

Mientras tanto, la sociedad colombiana se mantiene atenta a esta causa judicial que se lleva contra el exmandatario, la cual trastoca todos los estamentos de la vida política colombiana, por tratarse del líder del partido que ostenta el Ejecutivo colombiano, sobre cuyos integrantes, pesan también acusaciones de supuestos vínculos con el narcotráfico y el paramilitarismo, poniendo en vilo al uribismo; corriente derechista colombiana, nacida del brazo de Álvaro Uribe Vélez. / ÚN

LEA TAMBIÉN: