Centro de Estudios Alimenticios | Ruralidad en Venezuela enfrenta su peor circunstancia en 50 años

Edinson Arciniega, presidente del Centro de Estudios Alimenticios y director de Ciudadanía en Acción, alertó este lunes que «la ruralidad en el país enfrenta en este semestre su peor circunstancia en cincuenta años».

«Si bien durante el semestre que terminó el país tuvo aproximadamente 15% más alimentos que a finales del 2020; ese incremento de la disposición alimentaria no obedece a un aumento de la producción en Venezuela, sino de las importaciones», dijo durante entrevista en Primera Página por Globovisión. 

A su juicio, «los asesores están dándole información no correcta al Jefe de Estado (Nicolás Maduro). La realidad es que, ciertamente más del 80% de los productos agroindustriales tienen origen en Venezuela. La harina es venezolana, pero el maíz con el que se hizo la harina es importado. El pollo, el cerdo y el huevo son venezolanos, pero el alimento balanceado con el que lo alimentamos es extranjero», detalló.

«Nuestra agroindustria está recuperando su centralidad, su capacidad de proveer el anaquel venezolano, pero el campo de Venezuela nunca había sido menos relevante«, lamentó.

Arciniega recalcó que en la nación «está faltando cerca del 70% de los requerimientos de insumos para la producción primaria» a la vez que añadió que «un tercio de los tomates que hoy están en el mercado venezolano provienen del país vecino».

Carencias energéticas afectan la ruralidad

Por otra parte destacó que el campo venezolano posee «graves carencias energéticas», al tiempo que especificó: «Está faltando aproximadamente el 80% de la energía que necesitan las familias rurales para vivir y las unidades de producción rurales para producir».

«Estamos al 20% de la disposición energética, lo que se traduce en estar al 20% de la capacidad de producción», informó.

«Este año no hubo plan de siembra por primera vez desde 1961. En este país disminuyó la matanza de reces entorno al 50% porque no hay combustible para movilizarlas…»

«…Hay cerca de dos millones de litros de leche que no tienen capacidad de movilizarse plenamente porque no hay combustible para esto», lamentó.

Denunció también que «la ruralidad se somete a la inseguridad jurídica y también el problema de la violencia».

«Hoy los productores no pueden vivir en muchas zonas aledañas a sus áreas de producción» sometidos por la inseguridad.

LEA TAMBIÉN: