Ataúdes de cartón y neveras para los muertos por el Covid-19 en Guayaquil

La situación no podría ser más dramática en la segunda ciudad más importante del país sudamericano: los cadáveres se acumulan en las calles, las morgues y los ataúdes de madera son escasos.

Ecuador vive la peor parte de la pandemia del nuevo coronavirus en América del Sur. Su principal ciudad comercial, Guayaquil, no ha podido contener los estragos del Covid-19. Los recursos de la Administración local no dan abasto y han tenido que recoger los cuerpos en refrigeradores gigantes ante el lleno en las morgues.

Los números dicen que los muertos son un poco más de 150, pero el mismo presidente Lenín Moreno advirtió que la cifra debe ser más alta, pues se recogen en promedio 100 cuerpos al día. Los familiares, que por la estricta cuarentena no pueden salir, deben pasar con el cuerpo sin vida de su ser querido durante días en sus hogares.

Como si no fuera suficiente, los ataúdes de madera se acabaron. Y la alcaldía de Guayaquil comenzó a repartir féretros de cartón para aliviar la crisis. Merwin Terán, presidente de la Asociación de Funerarias de Guayas, dijo a la agencia internacional de noticias EFE que el gremio está en un momento crítico.

En una entrevista telefónica con EFE confirmó: “ahora me han llegado 30 de cartón, pero la gente que viene a verlos no los quiere llevar. Están acostumbrados a los que les hemos ofrecido siempre, pero no hay, es lo único que les puedo dar».

Las funerarias, con pocos recursos, han elevado al doble el precio de los ataúdes y la alcaldía para solventar el problema elaboró ataúdes de cartón prensado. Y no es lo único a lo que han tenido que recurrir. El Gobierno central instaló tres contenedores de 12 metros de largo frente a los hospitales públicos para preservar los cuerpos.

Muertos en Guayaquil puede alcanzar hasta 3.500 personas

El sábado pasado, el gobierno de Ecuador dijo que iba a activar un nuevo sistema digital para que las familias encuentren el sitio donde fueron enterrados sus seres queridos. En la provincia de Guayas el número de fallecidos es casi el 70 % del total de víctimas mortales en todo el país.

El Gobierno central organizó una fuerza de tarea conjunta especial para atender la emergencia de los cuerpos en las calles, pero hasta ahora la medida no ha logrado evitar que la situación siga presentándose. El encargado de esa fuerza anunció en redes sociales un número telefónico para que las familias avisen de sus muertos.

Por su parte la alcaldesa de Guayaquil, Cynthia Viteri, una de las primeras en denunciar lo que pasaba en su ciudad, publicó fotos en sus redes de cómo a los miembros de la Policía les ha tocado sumarse a esa labor de levantamiento de los cuerpos.

Teodoro Maldonado, gerente del Instituto de Seguridad Social, dijo en redes que cree que el número de muertos en Guayaquil puede alcanzar los 3.500 y anunció que se construiría un enorme campo santo para enterrar las víctimas de la pandemia que azota al mundo. Con información de EFE y Reuters.

LEA TAMBIÉN: